Pariendo un disco: Consejos para primerizos 2 – Revisión de arreglos

grabar un disco

2) Revisen los arreglos a conciencia

Otra frase “estrella” que escuchamos a menudo es “¡…Pero yo siempre lo toqué así!”, y usualmente se la dice un compañero de banda enojado a otro. Esto sucede cuando los arreglos musicales no fueron debidamente debatidos y practicados. Es un error muy común que pone a todos nerviosos cuando se encuentran en plena grabación, presionados por el tiempo.

Para combatir este mal, se sugiere que ensayen de diversas maneras: El escenario cotidiano de sala de ensayo está bien, pero muchas veces con el volumen y la adrenalina se pierden ciertos detalles. Practicar las canciones acústicamente puede servir para revisar armonías y arreglos melódicos, mientras que ensayos de baterista y bajista van a afianzar la base rítmica (suele decirse que bajo y bombo deben ir “pegados”, liderando la rítmica de la canción).

Grabarse (aunque sea rudimentariamente con un simple micrófono o grabadora en el medio de la sala) ayuda mucho a reflexionar sobre lo que se está tocando. Una forma de “ajustar” los arreglos es, por ejemplo, que bajista y baterista graben su ensayo para pasárselo al guitarrista y/o cantante, así éste puede practicar sobre ello. A la inversa también funciona: el guitarrista o bajista puede grabarse con un metrónomo para que luego el baterista asegure su base en función de esos arreglos.

Algunos optan por anotar las estructuras de las canciones con letras y armonías, y hasta arman archivos de Excel marcando qué arreglo va en qué compás. Esto es útil no sólo para despejar dudas sobre los arreglos, sino también para visualizar las densidades a través de las canciones.

Cuando estén en etapa de cerrar arreglos, nunca se queden con dudas. Si algo no suena a tiempo, bien armonizado o simplemente “con buen gusto”, hablalo con tus compañeros. No te quedes con la opinión guardada. Es necesario que todos estén conformes con la canción. Todos es todos. De lo contrario, se puede entrar en un loop de negociaciones que puede terminar en malestares de la banda, como “Yo te dejé meter esa letra horrible, dejame poner este arpegio, si a mí me gusta”.

 

Paulina


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.